Jovesolides presentó recientemente en una jornada celebrada bajo el título ‘¿Es verdad que el emprendimiento social resuelve el desempleo?’, un estudio realizado por la entidad sobre el emprendimiento social en Europa y América Latina. El encuentro además reunió diversas experiencias de emprendimiento social con éxito. El objetivo principal: visibilizar el emprendimiento social y estimular el debate entorno a este sector que se  posiciona, poco a poco como algo más que una nueva tendencia. 
Una de las conclusiones destacadas de la investigación presentada indica que las empresas sociales, fundaciones, ONG y asociaciones son las que más promueven el emprendimiento social en España y Latinoamérica.
 
El estudio también señala que en España hay una legislación marco sobre economía social, sin embargo el emprendimiento social no está legislado ni hay políticas específicas para su impulso. En Europa, sólo Grecia y Portugal han desarrollado una legislación específica sobre este sector. 
 
La jornada que tenía como fin la reflexión sobre el emprendimiento social y su vinculación con la creación de empleo, contó con  la presencia de Gorka Espiau. El profesor de  la Universidad McGill (Montreal), y exdirector del Programa de Transformación Socieconómica de Young Foundation impartió una conferencia bajo el título ‘Innovación comunitaria para la creación de empleo’. 
 
En respuesta a la pregunta que titulaba la jornada, Espiau  señaló que “el emprendimiento social contribuye de una forma muy importante a la generación de nuevos nichos de empleo”. No obstante apuntó que “la manera en la que lo estamos estructurando en estos momentos no responde a la dimensión del reto”.
 
El profesor subrayó que es necesario “buscar modelos de mayor escala, más enraizados en las propias necesidades comunitarias. Es decir, en lugar de buscar iniciativas que repliquen modelos de innovación tecnológica, de innovación empresarial de forma acrítica, es necesario buscar nuevos modelos que estén más conectados con las necesidades reales que tienen las personas a las que queremos dar soluciones innovadoras. Y sobre esta base construir modelos de mayor impacto y mayor escala”.
 
Emprendimiento social con éxito
La jornada dedicada al emprendimiento social contó con la presentación de cuatro experiencias de emprendimiento con alma, con éxito. En ésta participaron: Ana Bella, presidenta de la fundación que lleva su nombre, Juan Bertolín, de la Universitat Jaume I de Castelló, Gloria Arnandis, de Cöhabitare, y Salvador Moncayo de la cooperativa aeioLuz.
 
En su intervención, Juan Bertolín señaló que “la sociedad civil debiera involucrarse más en la identificación de los retos de la propia sociedad, y esto facilitaría que emprendedores pudieran identificar soluciones a esos retos. Muchas veces cuesta que la propia sociedad analice cuáles son los principales retos que tiene”. En este sentido comentó que “sería muy interesante que pudieran crearse think tanks para poder pensar sobre las diferentes problemáticas de una ciudad, un municipio, una región… con el fin último de que emprendedores puedan asumir esos restos y desarrollar iniciativas de negocio con impacto social”. 
 
Ana Bella que expuso cómo nació la fundación que lleva su nombre, y cómo avanza sin límite para formar y empoderar a mujeres supervivientes de la violencia de género tenía claro cómo generar un cambio social sostenible. “Es importantísimo tener un equilibrio entre lo económico y lo social. Hay que buscar las necesidades de negocio, no crear una necesidad nueva y darle una respuesta social que no genere un coste extra pero sí genere un impacto escalable en todo el mundo, y que así pueda conseguir una sociedad más justa”.

Deja tu comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
 CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted es o no una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.